Turismo accesible: normas y recomendaciones

Representación de turismo accesible con una foto de sillas de ruedas mirando el mar

Turismo accesible: normas y recomendaciones para apoyar la recuperación del sector

Los destinos y empresas turísticas dan cada vez más importancia a aspectos relacionados con el turismo accesible. Entre estos aspectos destaca el acceso a infraestructuras y servicios para las personas con discapacidad, que suman más de 1000 millones a escala global.

El problema es que un elevado número de proveedores de servicios turísticos desconoce cómo abordar y mejorar la accesibilidad. Este desconocimiento impide que se pueda responder a las necesidades tanto de turistas como de la población local con alguna discapacidad.

Una solución es que las empresas prestadoras de servicios, las administraciones públicas y las autoridades de los destinos turísticos dispongan de una base común de conceptos y directrices. Es indudable que ha habido una carencia de normas internacionales y lagunas en cuanto a la armonización de los marcos legislativos y normativos de los diferentes países. Es más, las especificaciones e indicadores técnicos en el ámbito de accesibilidad difieren entre países e incluso entre las regiones de un mismo país. Esto causa confusión y un elevado nivel de estrés en la planificación del viaje para las personas que demandan soluciones accesibles. Como consecuencia, todo ello conduce con frecuencia a una experiencia turística negativa.

La Norma ISO 21902: 2021

En 2016, la Organización Mundial del Turismo unió fuerzas con la Fundación ONCE y la Asociación Española de Normalización UNE, con el fin de elaborar una norma que abarcara toda la cadena de valor de la accesibilidad en el turismo. Este trabajo conjunto se llevó a cabo dentro del marco de la Organización Internacional de Normalización (ISO).  La recién publicada norma ISO 21902: 2021, así como otras herramientas lanzadas por la OMT desde 2020, pueden servir de apoyo al sector turístico en su proceso de recuperación tras la pandemia. El turismo inclusivo abre nuevos mercados y es una fuente de ingreso porque sirve para todas las personas, no solo para las personas con discapacidad.

Por Laura Gayoso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *