Las ilustraciones y la comprensión lectora

Ilustración y Accesibilidad
Ejemplo de plano con ilustraciones.

Para ver , tocar y escuchar

Un ejemplo de plano Ayuntamiento de Avilés

El proceso de comprensión lectora es una actividad compleja que supone el uso por el lector de una gran variedad de recursos.

Dentro de lo que se entiende por comprensión lectora se distinguen dos procesos diferentes:

1-Decodificación:

El proceso de lectura comienza con un estímulo visual (texto) que convertimos en una imagen (representación icónica). Posteriormente y a través de la decodificación esa imagen se transforma en un registro fonemático.

La decodificación es un proceso que comienza primero por las unidades lingüísticas  más sencillas (letras, sílabas) para posteriormente pasar  a las más complejas (palabras, frases, textos)

2-Asignación de significado:

Una vez decodificada la información visual y transformada en un registro fonemático, el siguiente paso en el proceso de comprensión lectora es asignarle un significado.

En la asignación de significados es donde son esenciales los conocimientos previos del propio lector. Así suele afirmarse que “La información que el cerebro lleva  a la lectura es más importante que la información proporcionada de modo impreso”

Como se ve el proceso de comprensión lectora requiere de muchos esfuerzos cognitivos. Sin embargo uno de los recursos que mas necesario es para la adecuada comprensión lectora es un recurso limitado. Se trata de la atención.

Por tanto, si conseguimos liberar recursos de atención del proceso de decodificación podremos concentrarlos más en el de asignación de significados, favoreciendo así la comprensión lectora. Al fín y al cabo leer es asignar significados.

Estrategias para facilitar la comprensión lectora

Para conseguir este efecto hay diversas estrategias que se pueden utilizar. Entre ellas destacan las estrategias de focalización de la información, las estrategias de jerarquización, etc.

Todas ellas tienen como recurso esencial el uso de ilustraciones o imágenes que permitan atraer y “focalizar” la atención del lector en uno o varios puntos y posteriormente mediante la jerarquización, estructurar la información dando prioridad a unos estímulos visuales sobre otros.

Al centrar la atención en unos puntos conseguimos liberar recursos de atención del proceso de decodificación y centrarlos en el de asignación de significados, facilitando de este modo la comprensión lectora.

 

Por blogpuntodis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *