Evolución olímpica de los pictogramas

La aparición de los pictogramas, como lenguaje icónico, informativo y sistemático, es un fenómeno que puede relacionarse con la historia de los Juegos Olímpicos.

El encuentro de distintas lenguas y culturas, que es característico de los Juegos Olímpicos se convierte en un estímulo para el desarrollo de unos lenguajes visuales que buscan la comprensión de todos.

Los organizadores de los Juegos Olímpicos tienen que identificar los deportes que se practican en cada lugar y los servicios disponibles (cafetería, autobús, entrada, salida, punto de encuentro, etc.).

Evolución olímpica de los pictogramas

El primer diseño sistemático de pictogramas, tanto de deportes, como de servicios fue el que se realizó para Tokio ’64,

Lo verdaderamente importante de este primer diseño no fue solo su cantidad, sino también su estructura que convirtió a esta serie de pictogramas en un auténtico “lenguaje“. Y es que los pictogramas consistían  en una diferente combinación de elementos constantes bien del cuerpo humano: cabeza, brazos, piernas, tronco superior, cuerpo inferior, caderas y, bien de elementos representativos de los instrumentos del juego y del escenario más representativo de cada deporte.

Los nuevos pictogramas de México’68, sin embargo  buscaron más la representación de cada deporte a través de un dibujo realista (la pelota para representar al fútbol, el pie calzado de un atleta para representar al atletismo, etc.). Se busca “un detalle característico” que represente al conjunto.

En Munich 72, los pictogramas no sólo se utilizarán para representar los distintos deportes sino que también se extenderá su utilización a  la señalización de grandes instalaciones y servicios.

Los pictogramas de Moscú ’80, vuelven a utilizar el estilo de pictograma-dibujo y el recurso a las formas (percepción de sombras) más que la composición de elementos al dibujar el cuerpo humano, con la excepción de la cabeza, como una forma completa,

La evolución olímpica de los pictogramas continúa en  Barcelona ’92 donde deben cumplir con distintas funciones comunicativas pero principalmente les corresponde la creación de una imagen unitaria de “Barcelona’92”, la señalización de los destinos en el interior y en el exterior de los recintos, la identificación de los distintos servicios e instalaciones6 , la localización de estos servicios en los planos y esquemas, la ilustración de los elementos informativos (tickets, folletos, avisos, etc.), la animación audiovisual de la presentación de los programas televisivos, etc.

Por puntodis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *